Concebir, gestar, parir y lactar son procesos muy exigentes que requieren múltiples adaptaciones. Actualmente, el distanciamiento social debido a la pandemia hace que la soledad llegue a niveles extremos, que ya eran altos en las maternidades urbanas. Esta situación incrementa el riesgo de sufrir una depresión o presentar síntomas depresivos.