Se le llama gestación subrogada, pero es un eufemismo a nuestro modo de ver. No tenemos que tener prejuicios y desde la psicología siempre analizamos los casos uno a uno, desde la singularidad de cada familia, pero si tuviéramos que dar una opinión en este tema sinceramente sería de muchísima preocupación.